sábado, 19 de diciembre de 2009

ÉRASE UNA VEZ





Así empezaban siempre los cuentos, cuando era pequeña. Así me gustaba que empezaran. Il etait une fois, once upon a time, c'era una volta.
Así empezaban cuando estaba con él, cuando él comía de mi mano, como una gacela asustada. Cuando leía cuentos mientras él erizaba mi médula, y perdía los papeles.
Cuando follábamos tanto que el final siempre era un leve hilo de pescar que tendía desde su polla sobre mis pechos y mis abdominales. Un hilo de pescar suave que se confundía con mi sudor.

La primera vez que sucedió ya no me creía un solo cuento.

Creo que él estaba confundido: quería llamarlo amor. Yo quería que me lamiera el coño como si se le fuera la vida en ello.

Se lo dije así, y que después hablaríamos de lo demás.

Cuentos.

3 comentarios:

  1. He enviado algunos mails con la dirección de tu blog. Espero que la gente se anime a dejar comentarios, sin ese pudor que pesa como una losa. Porque textos e imágenes son atractivos y excitantes.

    Los cuentos siguen empezando así, ya no con la fórmula que con un golpeteo de dedos nos sacaba de donde estábamos y nos llevaba a la historia. Ahora hay que currárselo más. Pero sigue siendo necesario que al llegar al primer punto final estemos ya en otro sitio.

    ResponderEliminar
  2. No he recibido nada.
    ¿Como voy a recibirlo? vaya una tontería que acabo de escribir.
    Escribir es dificl y si es sobre temas eróticos, mucho más. Hay que hilar muy bien para que no quede un texto chabacano y pobretón.

    Como en todo, es el tiempo y el oficio el que termina bordando el texto.

    Estoy contigo Nán. Demasiado pudorosos para un tema que viene desde Eva y Adán.

    Suerte, te seguiré leyendo.

    Felices fiestas

    ResponderEliminar

"La mort, la petite mort, trop douce, trop mortel pour être vraie"
Denisse Montforte
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Seguidores