miércoles, 1 de septiembre de 2010

sábado, 24 de julio de 2010

UNA HISTORIA




Me pasó algo.
Sólo escribo cuando no vivo o cuando recuerdo lo que viví.
No he escrito porque estaba viviendo.
He vivido exactamente cuarenta y dos días de azar en mi piel. Ahora ha terminado, por eso recuerdo y escribo, recuerdo y escribo, recuerdo y escribo, y recito y obedezco como si fuese una obsesa y tú fueses un mantra.
He decidido afilarme los colmillos y contarlo todo.
Tú no sabrás quién había detrás de esa a la que te has estado follando durante cuarenta y dos días sin descanso en el lugar más terrible del mundo.
Yo daré rienda suelta a mi sexo cosquilleante.

sábado, 29 de mayo de 2010

COLD IN HAND BLUES




y qué es lo que vas a decir
voy a decir solamente algo
y qué es lo que vas a hacer
voy a ocultarme en el lenguaje
y por qué
tengo miedo


Pizarnik


Vuelvo.
Nunca me he ido.

viernes, 2 de abril de 2010

PASSION


Regresé a Europa.
Demasiado traviesa.
Demasiado mortal.
Demasiado caliente.
Ya contaré mis andanzas.

sábado, 13 de marzo de 2010

BUSCO




Sigo en Mar del Plata. El otoño se acerca, a veces llueve por la tarde. Europa queda lejos. Ya no recuerdo nada de Europa, donde ahora estará a punto de llegar la primavera. Ahora sé por qué estoy aquí, y ahora no estoy segura de volver.
Cuando tomé el avión tenía las cosas muy claras.
Pero la soledad y la distancia han terminado por torcer las cosas, o por hacerlas más fáciles.
Sabía que apenas llegase a Mar del Plata empezaría a buscarme, a buscar los rincones donde se perdió una chica demasiado desconocida para mí.
Pensaba encontrar más cicatrices, pero no, el puzzle está casi completo aunque le falten muchas piezas. Sabía que no me encontraría.
Sabía que iba a ser así: despertarme con el sol, masturbarme lentamente, llorar, estar sola, bailar, buscar, llegar cansada al hotel, dormirme con la luna y este ciclo de mareas que invade mi cuerpo.

jueves, 18 de febrero de 2010

TRES (1)


En Mar del Plata es todavía verano. Viví en Mar del Plata hasta los cinco años. Después viví en Buenos Aires. Después me fui. Y volví. Y me fui.
Una vez me quedé en Buenos Aires. Nadie pensaba que yo hubiese nacido allí, por mi acento, por mis gestos, por mis ideas, por mis besos, por eso me permitía mirarlo todo con la distancia que un ojo extranjero le imprime a las cosas. Me quedé porque sin querer me convertí en el dulce ángulo de un triángulo que terminó roto contra el suelo.
Él sí era de Buenos Aires.
Ella no.
Era un triángulo formado por la piel de él, la suya y la mía.
La piel de ella fue la que más tardó en incorporarse al triángulo.
La piel de ella fue lo único que me quedó del triángulo, lo único que sobrevivió a los pedazos del triángulo, o a las cenizas del triángulo, o a las mentiras del triángulo.
Ahora miro las playas de La Perla donde jugaba cuando era niña y me parecen tristes: el casino, el club de pescadores, el torreón del monje.
Desde el hotel veo el horizonte, el mar, parque San Martín, y me pregunto qué fue de los otros dos ángulos del triángulo que partió y mojó mi piel.
En Mar del Plata fui muy porno y muy golfa.
Ahora no puedo. Sorry.

viernes, 5 de febrero de 2010

URGENCIA DEL ROCÍO




Una flor
no lejos de la noche
mi cuerpo mudo
se abre
a la delicada urgencia del rocío

Alejandra Pizarnik

Hace semanas que rumio el recuerdo de mis últimos años, y he llegado a la conclusión de que Madame Pizarnik lo dice mejor que yo.

No estoy demasiado porno últimamente. Necesito rocío. Necesito tus manos. Necesito olvidarme de ti.

domingo, 24 de enero de 2010

ESPEJO






Me miras.
Me miras y de fondo está la cama deshecha. Y él, velado entre sábanas arrugadas, sueña. Supongo. Recuerda.
Miras cómo me pinto los labios.
Sólo eso llevo encima de la piel.
Mi querida simétrica, me miras. Miras cómo el simétrico de él se mueve en la simétrica cama que esconde movimientos secretos que ya no se ven.
Queda el olor en el ambiente. La ropa interior casual a orillas de la cama. La ropa arbitraria y obscena tal y como se detuvo el mundo antes de la danza.
Borro mis labios y se esparce el rojo por mi piel. Y se mancha un pañuelo.
Mi querida simétrica, me miras.
Me miras con la pupila dilatada, me miras con los labios vaginales palpitando al compás de los latidos. Es un cosquilleo que me recuerda al movimiento que queda en el cuerpo cuando me he pasado horas dentro del mar, sin salir.
Un cosquilleo que me palpita en el sexo después de la danza.

miércoles, 20 de enero de 2010

LUZ ENCENDIDA





Sí.
Ayer me quedé con la sensación de que encendí la luz.
Me quedé con el mal sabor que se instala en el cielo de la boca cuando encienden la luz del bar justo cuando habíamos empezado a besarnos.
Porque habíamos empezado a besarnos, ¿no?
Dejé ver parte del truco. Y no sé si es lo que quería. Me dije que una Media Verónica tendría que ser capaz de lidiar estos temporales tan nimios.
Por la noche decidí eliminar la entrada y volver a apagar la luz.
Con la luz apagada soñé: soñé que me desnudaba y me quedaba dormida en el rellano de la escalera y que muchos desconocidos me lamían, me tocaban, me miraban y se masturbaban.
Nunca más volveré a encender la luz.
Lo prometo.

jueves, 14 de enero de 2010

MÚSICA INTERRUMPIDA




Me gustaba mirar por la ventana.
Me gustaba mirar por la ventana cuando llovía.
Siempre tomaba el mismo autobús para ir al conservatorio. Salía del colegio e iba al conservatorio. Pedí a mis padres que me apuntasen al conservatorio por N. Nunca se me olvidó su nombre. N.venía conmigo a clase. Recuerdo la primera vez que nuestras rodillas se rozaron. Recuerdo una hecatombe minúscula. Una suave sacudida en los poros. Una casi imperceptible contracción de mis paredes vaginales.
La puerta. Él.


Él: ¿Qué haces?
Yo: Nada.

Bajo la ventana de este blog. Cuando se asoma a la pantalla ve el fondo de Spotify. Elizabeth Fraser.

Él: Es bonito, ¿qué es?.

Me acaricia el cuello. Me erizo como una gata. Me huelo el dedo índice y anular de la mano derecha. Sigue un poco mojado. Me estremezco un poco.

Yo: Elizabeth Fraser y Yann Tiersen. El de Amelie.

Sigue acariciándome el cuello. Sigo mojada. Se vuelve. Se va. Desaparece de este espacio y de este tiempo. Se esfuma. Estoy atenta al sonido que engendran sus movimientos. Estoy a salvo.
Mis tres dedos vuelven a acordarse de N., pero esta vez por debajo de mis bragas.

miércoles, 13 de enero de 2010

CONDICIONES DE USO


Hoy me pongo seria.
No hay masturbación.
El vídeo anterior ha sido eliminado por una infracción en los términos de uso de Dailymotion, la pagina de la que tomo los vídeos, que los toma a su vez de Beautiful Agony (Facettes de la petitte mort): se trata de un proyecto artístico en el que se le pide a hombres y a mujeres que se masturben frente a una cámara que sólo enfoca sus rostros.
El proyecto me parece de una delicadeza sublime y exquisita.
No sé cuáles son los términos de uso de Dailymotion que infringe el último vídeo, y qué diferencia hay entre los anteriores que he puesto, que no han sido retirados.
Si hay alguien que siga el blog espero que me perdone el inciso. En la próxima entrada pondré una masturbación en grupo, para compensar.
Besos.


martes, 5 de enero de 2010

FELIZ MELANCÓLICO AÑO





Hoy no quería recordar ninguna historia.
Sé que debería haberlo hecho, pero no lo hice: recordar historias, masturbarme con la parte más afilada de mis recuerdos, recorrer con mi dedo corazón esta humedad desesperada que mana sola ya, como un torrente.
No.
No recordé porque no quería recordar ni una sola de las pieles que me hicieron gemir de gusto.
No me queda otra opción que desear feliz año, aunque yo esté melancólica y desee.
"La mort, la petite mort, trop douce, trop mortel pour être vraie"
Denisse Montforte
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Seguidores