jueves, 14 de enero de 2010

MÚSICA INTERRUMPIDA




Me gustaba mirar por la ventana.
Me gustaba mirar por la ventana cuando llovía.
Siempre tomaba el mismo autobús para ir al conservatorio. Salía del colegio e iba al conservatorio. Pedí a mis padres que me apuntasen al conservatorio por N. Nunca se me olvidó su nombre. N.venía conmigo a clase. Recuerdo la primera vez que nuestras rodillas se rozaron. Recuerdo una hecatombe minúscula. Una suave sacudida en los poros. Una casi imperceptible contracción de mis paredes vaginales.
La puerta. Él.


Él: ¿Qué haces?
Yo: Nada.

Bajo la ventana de este blog. Cuando se asoma a la pantalla ve el fondo de Spotify. Elizabeth Fraser.

Él: Es bonito, ¿qué es?.

Me acaricia el cuello. Me erizo como una gata. Me huelo el dedo índice y anular de la mano derecha. Sigue un poco mojado. Me estremezco un poco.

Yo: Elizabeth Fraser y Yann Tiersen. El de Amelie.

Sigue acariciándome el cuello. Sigo mojada. Se vuelve. Se va. Desaparece de este espacio y de este tiempo. Se esfuma. Estoy atenta al sonido que engendran sus movimientos. Estoy a salvo.
Mis tres dedos vuelven a acordarse de N., pero esta vez por debajo de mis bragas.

8 comentarios:

  1. a veces mis dedos se acuerdan de X
    en los buses, en los lugares oscuros, en las salas de clases, en medio del público...
    y me siento invisible


    me gusto ese video

    mis dedos no lo olvidarían

    ResponderEliminar
  2. La confesión de las derivas mentales activadas por el sexo (o el sexo que el recuerdo activó) son un delito o un goce supremo, dependiendo de la apertura del/la partenaire.

    En cualquier caso, gozaremos de todos modos (el cerebro es inviolable, a menos que uno mismo ceda las llaves de acceso).

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tu comentario en mi blog. A mí si que me emociona saber que te haya podido llegar tanto :)
    Tienes un blog muy sugerente, sin duda me pierdo un rato por aquí.
    Bissous.
    R.

    ResponderEliminar
  4. La mejor de tus historias: nos has regalado tu deseo.

    ResponderEliminar
  5. Soy amiga de Noemí, y me ha pedido por favor que elimines su nombre de esta entrada. No tienes derecho a utilizar el nombre de una persona privada para una publicación en internet sin consentimiento.

    Maria José

    ResponderEliminar
  6. Mariajo, te he contestado en la siguiente entrada.

    ResponderEliminar
  7. Que precioso es tu blog. Esta repleto de sutilezas y caricias tan cálidas. Realmente es hermoso, como la voz de Elizabeth Fraser cantando Crushed. Un beso.

    ResponderEliminar

"La mort, la petite mort, trop douce, trop mortel pour être vraie"
Denisse Montforte
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Seguidores