sábado, 24 de julio de 2010

UNA HISTORIA




Me pasó algo.
Sólo escribo cuando no vivo o cuando recuerdo lo que viví.
No he escrito porque estaba viviendo.
He vivido exactamente cuarenta y dos días de azar en mi piel. Ahora ha terminado, por eso recuerdo y escribo, recuerdo y escribo, recuerdo y escribo, y recito y obedezco como si fuese una obsesa y tú fueses un mantra.
He decidido afilarme los colmillos y contarlo todo.
Tú no sabrás quién había detrás de esa a la que te has estado follando durante cuarenta y dos días sin descanso en el lugar más terrible del mundo.
Yo daré rienda suelta a mi sexo cosquilleante.

2 comentarios:

  1. pero disfrutaste, por tanto, no puede ser tan negativo y, sobre todo, si aprendiste a jugar tú sola con esas cosquillas, mejor que mejor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues afilate bien esos colmillos y cuenta, que a mi ya me has dejado los dientes largos, jjjjjjj
    BESAZOS!!!!!!!!

    ResponderEliminar

"La mort, la petite mort, trop douce, trop mortel pour être vraie"
Denisse Montforte
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Seguidores